398 lecturas

EL ORIGEN DEL PECADO
(PARTE I)

Empieza con Dios
(por definición, singular)
Después de crearlo todo
Quien se dijo a sí mismo

Algo falta
Y creó a Adán
Y prescindiendo de Adán
Creó a Eva, y les dijo

Este es un jardín
Glorioso, ¿no es así?
Todos estos colores
Todos estos aromas

Ustedes, Adán y Eva
Son mis jardineros
Pongo todo esto
En sus manos

Gracias, gracias, decían
Adán y Eva ¿Qué somos nosotros?
¿Perdón?, respondió Dios
Parpadeando

¿Qué somos nosotros?
Repitió Eva
Has creado aves
Y peces, leones y

Tigres y osos
(Eva pensó que algún día
Existiría una canción
con ese título)

Leones y tigres y osos
Regresó a la pregunta
¿Qué somos? Plumas…
Pelaje o plumaje no tenemos

Caminamos erguidos
Tenemos una espalda recta
Nuestra apariencia es diferente
Adán tiene tetillas

Y yo senos
¿Qué somos? ¿Un babuino lampiño?
Dios se tornó pensativo
Había una vista impresionante

Truenos y relámpagos
Y algunas bombas
El clima era fresco
Adán y Eva se estremecieron

Abrazados en uno al otro
Pensaron, qué linda sensación
El tacto, la suave piel… ¡Qué delicia!
¿Por dónde empezamos?

Mientras tanto Dios luchaba
Con la pregunta de Eva, hasta que
Al fin, se aclaró la voz y dijo en tono grave
Ustedes son seres humanos

Adán es un hombre, tú, eres una mujer
Gracias, dijo Eva, siempre muy cortés ¿Y qué hacemos?
¿Qué hacen los jardineros? Dios se rascó la cabeza
Ninguna de las otras creaciones podía hablar

Y mucho menos hacer preguntas. Adán contemplaba a Eva
La forma en que se movía, cómo se oía mientras el viento
Agitaba su cabello; qué agradable, pensó.
Dios, un poco nervioso y apresurado, respondió

Ustedes están aquí para disfrutar de los frutos del jardín
Para sentirse en armonía con todos, conectados con su energía
Notarán que la vida es misteriosa. Los ojos de Eva brillaron
¿Misteriosa? ¿Qué es “misteriosa”? Preguntas, preguntas

¿Te has preguntado por qué siempre tenemos un “por qué”?
Incluso un Dios omnisapiente no puede pensarlo todo
Aquí es donde empieza a obtener el tercer grado de su creación
La diplomacia funciona, le dijo a Eva, tendrás muchas preguntas

Las cuales responderé gradualmente, en porciones moderadas. Eva,
Insatisfecha, le responde, gracias; se gira hacia Adán, quien la está mirando
¿Alguna pregunta?, le pregunta chasqueando. No, dice Adán, me gustaría
Verte mapeada. Eva sacude su cabello y se marcha a explorar el jardín.

(Continuará)


LESLIE BUSH.

Christchurch, Nueva Zelanda. Poeta. Vivió 34 años en Auckland. Su pasión por el lenguaje es eterna. Su amor por la lectura se remonta a la infancia, su escritura de poemas se remonta a la juventud. Considera que la vida es poesía; la poesía es vida. No es un poeta cualquiera. Por crianza y naturaleza; por el dedo voluble del destino; por las perversidades del caos, el azar y la elección; es único.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio