Consuelo Ortega | CRAVIOTO

Comparte:


 

Recopilación de 5 textos: se trata de una poesía amorosa en concordancia con la psicosis social que vivimos actualmente, lo crudo de ser realistas y exacerbar los sentidos.

 


 

 

[1]

 

He decidido hacer/hacerte poesía,
por un ejercicio humano de mantener la distancia prudente,
por no sofocarme en la monotonía,
he decidido denotar entre líneas el suspiro ahogado,
que yo no sé de nombres, pero tampoco de analogías,
he declinado por hacer poesía
en medio de la tormenta,
para que veas que sí,
que soy muy absurda,
muy de letras,
de las cosas que ya a nadie importan en esta vida. 

He decidido que esta recesión impuesta sea un ejercicio para articular tu postura

ante la luna,
                    la lluvia ácida

                                      y lo encharquemos en sus reflejos
homicidas.

He optado por la mejor salida,
para que se callen mis dedos
y no tomes la ruta verde
en mi guarida.

Día 0
que te busca,
que se escurre
por las manecillas.

 


 

 

[2]

 

El encierro,
las cartas que te escribo y nadie las manda,
la evanescente certeza de tenerte a milímetros de mi incapacidad mundana,
cada mañana,
¿por qué me faltas si son sólo siete días de entender que se harán poco a poco semanas?
y es que en las noticias pasan novedades
                       de que andamos jodidos,
                       que la curva no se aplana,
                       que los virus y los incrédulos,
                       los anti vacunas con una exantemática que les lame los dedos,
                       un faldón absurdo que bendice mi pueblo,
                       la violencia que no se acaba y parece eco,
                       que se nos agota el papel higiénico,
                       el pinche internet se ha vuelto lento,

pasa toda una vida allá afuera y tú tan adentro
a kilómetros de mis vaguedades,
carajo, no estás, no te cuelas en mis novedades,
te busco
no te encuentro.

Y te escribo,
transmuto,
te analizo con palabras,
se desliza el ansia que no te mira ni te amarra,
no estás, lo sé,
tan perfecta has llegado en tiempos en los que todos nos deberíamos ir,
me tapo la boca para no gritar:
                       ¡que ya me saquen de aquí!
que me lleven a ti.

Día jodido y maldito siete sin ti,
sin mí,
sin respuestas,
sin el gusto,
con el calentamiento global que apesta,
con mi mordida que no llega a tu labio,
con un pretexto para arrancarme la lengua.

 

Día siete que te piensa
                                     Que te busca
                                                         Que se llama cuarentena.

 


 

 

[3]

 

Día veinte sin ti.
Soy el conteo extraño
           que pretende tu verbo,
           tu cara,
           el recuerdo,
           tu voz en mi seso atribulado,
           de mi moribunda mariposa,
           de mis letras torpes,
la distancia que me hace a un lado.

Día veinte, día estreno, día que duermo a ver si se me pasa menos jodido el cuentagotas, que ya me quiero morir en la banqueta de la esquina que quiere ver aparecer tu boca.

Día otro sin ti
en el que sólo ensueño qué sería de nosotras si te tuviera aquí,
somos la utopía de papel,
                      el “tal vez”
                                 el "te imaginas",
                                           las ganas cansinas,
                                                        el tocarte en las sombras de mi pared.

 


 

 

[4]

 

Van 29 razones que se olvidan de mí en ti,
mi moneda al aire,
la ironía anda presa
y azota contra tus barrotes mi cabeza.

Van 29 días que me rasco las vísceras,
me cuelgo la sonrisa
se me parte la noción,
que ya no entiendo de días ni ciudades,
me siento en la cama a ver las novedades.

Me he convertido en la maníaca que te cuenta el día cero,
           la mala música,
           mis nulas originalidades,
           los cafés que me tomo,
           mis cabellos que caen,
           estos textos necios
           y la brecha que nos abre.

Que sí,
también se me deforma la cara,
no duermo de madrugada,
se me quiebra una que otra área,
no me siento.

                                          ¿dónde está la puta parada?

 

 

Día 29.
Me pregunto "algo" seriamente y me echo a reír a carcajadas.

 

 


 

 

[5]

 

La habitación olía a ti,
lo juro,
encendí mi ramillete de añoranza
lo coloqué bien cerca de tu perfume
y por un brevísimo espacio
parecía que estabas aquí.

Hoy la habitación advertía algo de ti,
tus manos,
tu piel,
la media sonrisa,
mis titubeos resbalando por tu cuello,
no quererte soltar
caerme de bruces en tu labio inferior

                                                  (que mordí).

El día sin duda tenía aroma a ti,
terrores prendidos de tu perfil,
nuevamente acariciar tu mejilla,
mojarme de tinta,
no saber decir mi nombre,
querer que te quedaras

                                                  me fui.

 


 

Conoce más sobre Consuelo Nieto Ortega:

Su más reciente libro: 
En la piel del elefante

Su colaboración en:

Diversidad(es): Minificciones alternas
Primera antología mexicana con temática LGBTTT+

 Redes y contacto:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Consuelo Nieto Ortega
Consuelo Ortega

 


 

Consuelo Ortega (Toluca, Estado de México, 1991). Médico Cirujano egresado de la Universidad Autónoma del Estado de México, actualmente laborando de manera particular y pública dentro de su ramo académico y en capacitación constante por un sentido de compromiso con la salud y bienestar de la gente.

Escritora y poeta con una obra publicada la cual se titula “Por favor muérete ya… y de miel” con la editorial “Grupo Rodrigo Porrúa”, un segundo título publicado con la Universidad Autónoma del Estado de México el cual lleva por nombre “En la piel del elefante”, colaboradora en la antología “Diversidad(es): Minificciones alternas” siendo la primera antología mexicana con temática LGBTTTI, colaboración como poeta en el dossier “Pasavante” de la revista de literatura Grafógrafxs de la Universidad Autónoma del Estado de México, participante de varias publicaciones en medios electrónicos. Artista comprometida con el fomento a la lectura y el acercamiento de la comunidad a las artes, participación activa en televisión, radio y medios impresos, así como en presentaciones culturales de su obra en distintas instancias incluyendo “Abril, mes de la lectura” por parte de la UAEMex, con más de mil copias vendidas de su segundo título y en movimiento constante al haber participado en la creación de reseñas literarias, en un proyecto semanal de poesía lésbica por parte de “Poesía Safística”, ponente ante 1,216 alumnos en una actividad de “Diálogos con el autor” en una Escuela Preparatoria Oficial, entre otras actividades.

Cabe destacar que su pasión por la ciencia y por las artes se ve reflejada desde edades muy tempranas con una búsqueda constante del equilibro entre las ciencias de la salud y la expresión artística a través de la literatura y en algún momento la música, inspirada en su mayoría por personajes que representan lucha, fortaleza y libertad; afecta a la lectura, a la música, a la naturaleza y en sus palabras “a las cosas simples de la vida, así como ella”, se considera una persona perfectible, con hambre de conocimiento y con ganas de comerse al mundo a puños.

Alto sentido humanitario al participar de manera activa en los programas de servicio social por parte del Colegio de Profesionistas Clínicos del Laboratorio Clínico del Estado de México A.C. , además de ser una persona comprometida, responsable y con sensibilidad ante las necesidades actuales tanto de ciencia y salud, como de índole artística. Dentro de su trayectoria y participaciones ha buscado generar un sentido de empatía, impacto y solidaridad con las personas que la escuchan y apoya fervientemente la visibilidad del colectivo LGBTTT+.

 

Síguenos